Miércoles 29 de Mayo de 2024

La “tormenta perfecta” envolvió a la economía venezolana

Crisis
Las condiciones de este fenómeno se gestaron de forma inesperada y en algunos casos autoinducida desde el segundo semestre de 2012

El director del Centro de Estudios de Finanzas y Economía (CEFE), Ramiro Molina, definió como  la “tormenta perfecta” la situación económica que ha vivido el país durante este año. “La explicación de cómo llegamos a esto se explica más desde la economía política, que desde la política económica” fueron las palabras de Molina.

Molina expuso que las condiciones de este fenómeno se gestaron de forma inesperada y en algunos casos autoinducida desde el segundo semestre de 2012. Entre estos eventos sobrevenidos abruptamente puntualiza un cambio en la gestión administrativa en el mes de octubre, por lo que la administración pública entró en una especie de deriva por la falta de instrucciones de un líder que estuvo ausente.

Durante el evento “Perspectivas 2013- principios de 2014”, el directivo indicó que el año pasado, el sector público se convirtió en el mayor importador del país, con una infraestructura burocrática diseñada para el comercio internacional. “Esto se evidenció en los datos del primer trimestre del año 2013 cuando el sector privado cae un 10% en el volumen de importaciones mientras que el sector publico crece en un 20%”, explicó. Razón por la cual  se destinaron una cantidad de dólares para cubrir estas cuentas no planificadas.

El accidente de Amuay generó un gasto súbito de 2.000 millones de dólares para su reparación, además de la necesidad de importar gasolina por la inoperatividad de la planta. Este desembolso se incrementó en el último trimestre de 2012. La situación además mermo en casi un 10% la producción petrolera. Para comienzos de año, en el periodo de enero a marzo Pdvsa recibió 8.000 millones de dólares menos que el trimestre anterior (conjunción de una leve baja en el precio del petróleo en 7,2%  así como la merma en la producción nacional en 5,2%).

Adicional a esto, la caída del precio del oro en los mercados internacionales afectó directamente a las reservas internacionales las cuales están respaldadas en un 70% en oro, por lo que el balance de las mismas pierde cerca de 2.200 millones de dólares en su valor. El economista planteó que la política monetaria de esta administración fue muy laxa,  ya que con motivo de la campaña electoral de octubre pasado se generó la mayor cantidad de bolívares en la historia de Venezuela, constante que se mantuvo en el transcurso de  2013. La plataforma monetaria a agosto de 2013 ronda los 900 mil millones de bolívares, a diferencia del año anterior cuando era menos de la mitad.

Esto causó un gasto fiscal monumental, incremento que se refleja en las cifras estimadas de 2011 y 2012 cuando el gasto se ubicó en 500 y 600 mil millones de bolívares respectivamente, y en lo que va de 2013 ya alcanza los 650 mil millones de bolívares.

Las importaciones de bienes rondaron los 74.000 millones de dólares incluyendo las tarifas de fleteo y seguros. Además del desembolso de por lo menos 6.000 millones de dólares en servicios de deuda (vencimiento de bonos).

¿El fin de la tormenta?

Gracias a los cambios observados en el segundo semestre de 2013, la tormenta amainó y se estabilizó, esto conlleva a la racionalización de la capacidad importadora del Estado y a un resguardo de sus reservas e ingresos en divisas, por lo que, aún con dificultades el 2013 podría cerrar un poco mejor que como abrió en su primer semestre, a pesar de que este año el país cerrará con la inflación más alta desde 1994, y que posiblemente se mantenga esa tendencia para 2014, no hay posibilidades de caer en una espiral hiperinflacionaria, según estimaciones del especialista.

Molina propuso un escenario favorable para el 2014 de cumplirse las siguientes condiciones: capitalizar un aumento significativo y sostenido de la producción petrolera, y esperando se mantenga el precio del barril, se generará un aumento en la oferta de divisas. Para que esto suceda es imperante estabilizar el gasto público e imponer una disciplina monetaria racional. Junto con la apertura de Pdvsa y la administración pública al dialogo con el sector privado, y la sincronización de la agenda empresarial venezolana con la agenda gubernamental, permitirán que estas divisas puedan ser distribuidas de manera adecuada, a fin de impulsar la producción nacional de bienes y servicios, propiciando un desarrollo orgánico de la economía.

Sin embargo, Molina también planteó un escenario bastante siniestro de concretarse las siguientes condiciones: sí la producción nacional cae, o sí varía el precio del barril a la baja. Si persiste la restricción cambiaria actual, y se sigue monetizando el déficit fiscal empujado por una sed de gasto público por parte del Gobierno, se mantendrá la explosión de la base monetaria. “En estas condiciones, el próximo año será un escenario bastante complicado en términos económicos, pues persistirán, o incluso se incrementaran, los desequilibrios cambiarios en los mercados, la inflación seguirá siendo galopante y alcanzará cada vez niveles más altos, así como una continua devaluación de la moneda, además de la persistente escasez”, expresó

Ángel Mujica 

amujica@dinero.com.ve

El Dato

900 mil millones de bolívares aproximadamente, es la base montería actual. En 2006 la cifra rondaba los 200 mil millones.

Lo + Leído

FORBES

Jeff Bezos es la persona más rica del mundo por tercer año consecutivo, a pesar de haber dado 36 mil millones de dólares en acciones de Amazon a su ex esposa MacKenzie Bezos como parte de su acuerdo d

BEBIDA

Pepsi trae a Venezuela su innovador producto Pepsi Max

CENCOEX

El nuevo referencial de Bs. 12,80 por dólar será empleado para transacciones de Cencoex, concepto de viajes al exterior y compras electrónicas.

Indicadores en Tiempo Real

Desarrollo Web Omar Morales